Como patrocinador oficial de la Gaes Titan Desert by Garmin, decidimos acompañar a un equipo muy especial. El reto era finalizar la prueba que se celebró del 29 de abril al 4 de mayo con éxito. Como dice Álex, “yo ya he ganado solo con venir aquí”.

Álex Roca es un joven de 27 años que no tiene límites. A los 6 meses sufrió una parálisis cerebral y los médicos dijeron que no sobreviviría. Contra todo pronóstico, hemos tenido el placer de acompañar a este luchador que quiere demostrarle al mundo que “el límite lo pones tú”.

Para poder participar en una de las pruebas más duras de MTB del mundo, no solo tuvo que prepararse físicamente. También tuvo que exprimir su ingenio para poder hidratarse. Su movilidad no le permitía hacerlo de manera convencional, así que inventó una mochila para poderse hidratar. Nos explica que, aunque se preparó físicamente durante meses, no se esperaba lo que se encontró al llegar. Y es que Álex se ganó la simpatía de los participantes, que no eran ajenos a su esfuerzo. Como él nos explica, “todo era como una gran familia, todos me animaban i me preguntaban cómo me había ido el día, y eso me hacía sentirme muy bien”.

Pero el desierto tiene unas condiciones muy extremas y, el segundo día, tuvo que recibir suero por deshidratación, aunque pudo finalizar la etapa con éxito. La noche anterior a la tercera etapa, hubo una tormenta de arena y las condiciones del terreno empeoraron. Durante parte de esa etapa, un médico le seguía de cerca porque no veía claro su estado físico. Álex se deshidrató, se mareó y, finalmente, tuvo que abandonar. Esta renuncia le provocó mucha exasperación, ya que había entrenado muchísimo y quería llegar a la meta. Al día siguiente, se dio cuenta que estar donde estaba ya era un hito, él ya ganó pudiendo ir a la Titan.

Después de unos días de descanso, dejaron que el equipo corriera una parte de la sexta etapa, pudiendo cruzar la tan ansiada meta. Álex se emociona hablando del momento en el que llegó y vio a su familia y su novia esperándole. Cruzó entre gritos y aplausos de los participantes que ya habían llegado a meta, un sueño, según nos cuenta. “Nos emocionamos tanto, que cuando abracé a mi madre, nos caímos los dos y tuvieron que ponerme puntos, pero estoy genial”. Y, esta frase, podría resumir su actitud ante la vida. Para él la palabra imposible no existe y, como dice su lema, “El límite lo pones tú”.

Por otro lado, un miembro del equipo, decidió finalizar la prueba para poder tener el maillot de finisher y dárselo a Álex. Muchos participantes le mostraron su apoyo e incluso el ganador de la Titan, Josep Betalú, le entregó su maillot de líder.

En Slastik aprovechamos este reto para demostrarle al mundo que no hay límites, que todo el mundo puede llegar a conseguir lo que se proponga. La campaña No Me Paro mostró otros perfiles de personas con parálisis cerebral que han roto moldes.

 

Álex no se para aquí. “Yo quiero más” nos dice. Este año tiene pensado hacer 3 triatlones y varias carreras de 5-10 km en Barcelona. Volver a la Titan Desert también está en sus planes de futuro. Habrá que seguirle de cerca.

Vídeo resumen de la Titan Desert by Garmin